Cabeceros Para Camas de 90 y 105, Consejos de Diseño y Variedad

Si tienes una cama de 90 o 105 cm de ancho, y deseas darle un nuevo look, renovarla y mejorar la apariencia de tu habitación, entonces esta es tu oportunidad, pues hemos elegido los cabeceros como elementos que debes utilizar para lograr este fin.

De hecho, hemos preparado este artículo, con la intención de darte algunas ideas muy interesantes que puedes considerar para que tus cabeceros para cama de 90 o 105 cm sean únicos, especiales y muy bonitos.

Durante las próximas líneas, abordaremos estas ideas que hemos escogido para ti, aunque siempre puedes añadirles tu toque personal.

Cabecero de cama de 90, el mejor valorado

Las camas de 90 cm son bastante pequeñas, por lo que son ideas tanto para adultos como para niños. Sin embargo, esto no significa que tengamos pocas ideas o posibilidades para los cabeceros.

Cuando planeas elaborar un cabecero para tu cama, es importante que consideres el material que deseas utilizar, así como también evaluar y comparar sus características. Algunos de los elementos más utilizados son la madera y la forja.

En primer lugar, si deseas utilizar la madera para crear tus cabeceros de cama 90 cm, entonces debemos contarte que, una de las ideas más interesantes que puedes tomar es la de utilizar tablas, las cuales es muy probable que tengas en casa.

Al utilizar tablas de madera, no solo nos ahorramos dinero, sino que también le damos una apariencia mucho más rural y antigua a la habitación. Sin embargo, si no posees estos elementos, siempre podrás acudir a alguna compañía cercana a tu residencia que las emplee y preguntar si te pueden regalar unas cuantas.

Luego de que tengas tus tablas de madera, entonces solo deberás tomar las medidas y asegurarte de que cumplan con los 90 cm. Si es así, lo siguiente será visualizar si requiere algún reparo o se encuentra en buenas condiciones. Lo ideal es que este cabecero nos dure por muchos años, así que es bastante probable que tengas que realizarle un trabajo de limpieza y aplicarle una capa de barniz y protector.

Por último, solo tendrás que pegar las tablas de forma vertical sobre tu cama y listo. Como ves, es un trabajo sumamente sencillo, donde no requieres de gastar grandes sumas de dinero para obtener tus bellos resultados.

Cabeceros de cama de 90 infantiles, para los mas pequeños de la casa

Continuando con los cabeceros de cama de 90 cm, es importante que abordemos opciones para los más pequeños de la casa, pues como te contamos al comienzo del artículo, este tamaño es ideal para ellos.

Es importante que, si deseas explotar el potencial de los cabeceros de cama con los niños, te esfuerces en priorizar su lado artístico, y para ello, debes recurrir a materiales apropiados.

Una idea muy genial que puedes poner en práctica para desarrollar el cabecero de cama 90 cm infantil, es emplear las mismas tablas que te mencionamos recientes, pero aplicarles una capa de pintura blanca. Luego cuando esta se haya secado, entonces tus niños sumergen las palmas de sus manos en acuarela y adornan los cabeceros.

Esta es una de las ideas más originales, así como también divertidas de hacer, pues tus pequeños pasarán un momento de risas dándole un diseño único a sus cabeceros. Luego, siempre que se acuesten o despierten, se toparán con su obra de arte. Además, esto puede convertirse en un incentivo para desarrollar su lado creativo.

Como ves, las opciones son muy divertidas, pero, a su vez económicas, y esto es algo que abordaremos a continuación.

Cabeceros de cama de 90 baratos, si buscas calidad precio, estos son los mejores

A lo largo de estas opciones, nos hemos enfocado en proporcionarte excelentes ideas que sean muy económicas. Sin embargo, si lo que deseas es realmente ahorrarte la mayor cantidad de dinero posible, tenemos tu solución.

Para ello, nuevamente utilizaremos la madera, pues, aunque no lo creas, es un material bastante económico, comparada con otros. Sin embargo, si no cuentas con este en tu casa, siempre puedes optar por acudir a algún amigo que te regale tablas que no vaya a utilizar.

En esta ocasión, deberás hacer un cabecero de cama de 90 cm de madera colgante. Esta idea es muy práctica, sobre todo si te gusta leer antes de dormir, pues también sirve como una especie de mesa de noche improvisada.

Para construirla es sencillo, solo debes pegar la superficie de tipo estante en la pared y dejar un espacio entre la cama y esta. Luego, puedes hacer uso de una cortina o de cojines para colgarlos en dirección al colchón. De esta forma, cuando quieras sentarte en la cama apoyado en la pared, no te será incómodo ni doloroso.

Esta es una solución muy práctica y divertida de construir, además de que es bonita y puede combinar con cualquier tipo de decoración que tengas en el dormitorio.

Cabeceros de cama 105

Ahora es momento de pasar a conocer las opciones que tenemos para las camas de 105 cm, que, al ser más grandes, son adecuadas para los jóvenes y adultos.

En esta oportunidad, haremos uso de la forja, pues es un material muy resistente y duradero. No obstante, no debes pensar que solo por tratarse de este metal significa que será un estilo aburrido.

La popularidad de los cabeceros de forja ha aumentado de tal forma, que hoy en día existen muchos estilos y diseños sumamente complejos y elegantes. Por esta razón, podemos toparnos con flores, dibujos tribales, entre otros.

Una idea muy interesante que puedes poner en marcha en cuanto a cabeceros de cama de 105 cm de forja, es elegir un diseño que te guste, el cual sea elegante, y posteriormente pintarlo. Y si no tienes dinero para comprarla, entonces siempre podrás elaborarla tú mismo desde casa o acudir con algún amigo que te pueda ayudar.

Cabeceros de cama juveniles de 105

Como ya te hemos mencionado recientemente, debido a su tamaño, los cabeceros de cama de 105 cm son ideales para los jóvenes.

En este punto, puedes optar por el mismo modelo que te mencionamos al principio, de cabecero colgante, ya que los jóvenes suelen utilizar el móvil estando acostados, entonces es una buena idea para que lo coloque al irse a dormir, justo como una mesa de noche.