Cabecero colgado o al suelo, pros y contras de cada uno

Está decidido ¡quiere comprar un cabecero para su cama! el problema es que no sabe si elegir un modelo que cuelgue o uno que vaya pegado al suelo, tranquilo, hoy resolverá todas sus dudas y podrá llevar a casa el complemento perfecto que transformará su ambiente de descanso.

Es un hecho, elegir el cabecero perfecto no resulta sencillo con tantos modelos disponibles, pero que esto no lo desamine ni haga abandonar su idea de adquirir uno, déjese guiar e invierta su dinero con toda confianza, estoy para ayudarle.

Imprímale personalidad y buen gusto a su habitación renovando la decoración, al tiempo que garantiza la funcionalidad de un accesorio que valdrá cada céntimo gastado, si elige correctamente.

Cabeceros colgados vs cabeceros al suelo:

Es probable que se esté preguntando ¿Qué tanta puede ser la diferencia entre un modelo u otro? pues mucha en realidad; en líneas generales – y pese a que existen excepciones – los cabeceros colgados suelen perseguir más fines estéticos que otra cosa, diferenciándose de los que llegan hasta el suelo cuya principal particularidad es la robustez.

Pros y contras de un cabecero colgado:

Aunque existen modelos colgados que llegan incluso a incluir estantes y mesas de noche, la estética y comodidad son los rasgos que definen a esta clase de cabeceros; por regla, estos complementos buscan garantizar el confort del descanso al tiempo que decoran la pared, de ahí que la mayor parte de ellos son acolchados.

En contraparte, tienen la ventaja de no soportar tanto peso como lo haría uno que alcance la superficie del suelo, de ahí que si lo que pretende es hacer de su cabecero el complemento ideal para guardar muchas cosas, conviene mejor apostar por este.

El efecto visual:           

Otro punto que diferencia los cabeceros colgados de los que llegan hasta el suelo es el impacto que generan a nivel visual, ya que al mantenerse más lejos o cerca del techo, crean una sensación de espacio distinta, es así como los a ras del piso y horizontales amplían visualmente el espacio de lado a lado, mientras que los colgantes y verticales separan el techo del suelo.

¿Por qué un cabecero a ras del suelo?

Apartando las diferencias antes mencionadas y los puntos a favor que estas suponen, la adquisición de un cabecero anclado en el suelo radica en que no necesariamente tienen que ir apoyados a la pared principal.

En efecto, usted dirá ¿no es este el lugar que debe ocupar un cabecero? no necesariamente, en ocasiones, estos elementos son perfectos para separar o delimitar espacios, ¿apuesto que esta idea no había pasado por su mente?

Ahora lo sabe, esta es la principal ventaja de un cabecero al suelo, podrá situarlo a merced sea que quiera crear un vestidor detrás, disfrutar de un buen escritorio tras su cama, o simplemente organizar el espacio mientras juega con la decoración de su habitación ¡no hay límites!

En conclusión, ni uno es mejor o peor que otro, todo es cuestión de que valore sus necesidades y gustos particulares, y se atreva a renovar su habitación. Hasta una próxima entrega.